Declaración Del Obispo Joseph V. Brennan, D.D. En Colaboración Con El Derecho A La Vida De California Central (Right To Life Of Central California)

July 9, 2020

El 29 de junio, la Suprema Corte de los Estados Unidos emitió una decisión gravemente injusta que prohíbe a los gobiernos estatales a proteger a las mujeres, y continúa brindando una amplia protección legal a la industria del aborto. Junto con mis hermanos obispos a través de los Estados Unidos, condeno esta última defensa de la Corte Suprema del aborto; una injusticia que mata a cientos de miles de niños cada año en América, mientras deja cicatrices en el alma de sus padres.

En su decisión de June Medical Services v. Russo, la corte anuló una ley de Louisiana que impone ciertas normas de salud y seguridad a los proveedores de servicios de aborto. En la opinión de pluralidad controladora, la corte sostuvo que los estados no tienen la autoridad para aprobar tales leyes, porque las cargas sobre el acceso al aborto eran más pesadas que los beneficios de salud de la ley. Así, la Corte elevó el aborto por encima de la seguridad del paciente, y por encima del claro poder constitucional de los gobiernos estatales para regular la atención médica para el bien común.

Como obispo y pastor de la diócesis, debo hacer eco y amplificar la voz profética de la Iglesia al oponerme a estos graves ataques a la dignidad humana. San Pablo II afirmó que ninguna sociedad civilizada puede permitir, o ningún católico puede apoyar el derecho legal al aborto. “Reivindicar el derecho al aborto, al infanticidio, a la eutanasia, y reconocerlo legalmente, significa atribuir a la libertad humana un significado perverso e inicuo: el de un poder absoluto sobre los demás y contra los demás.” ¹ La eterna enseñanza de este gran santo ha sido repetida por nuestro actual Santo Padre, Papa Francisco.

Mientras que se opone a la injusticia, la Iglesia es también seria y celosa en ofrecer misericordia y compasión a todos los que lo buscan. Para las personas que eligieron el aborto, la Iglesia ofrece el sacramento de sanación, así como materiales y apoyo médico de instituciones católicas a través del país y dentro de la Diócesis de Fresno. Destacamos en particular Project Rachel y Rachel’s Vineyard por su extraordinario trabajo.

Concluyo pidiendo por la misericordia de Dios y la intercesión de nuestra Santísima Madre por un país profundamente dividido y herido. Pidamos a Nuestra Señora de Guadalupe, la Emperatriz de las Américas y patrona de los no nacidos, para pedir a su Hijo que proteja toda vida inocente desde el momento de concepción hasta la muerte natural; que cambie el corazón y la mente de nuestros legisladores y jueces, y que establezca la justicia en toda nuestra tierra. Oh, María, concebida sin pecado, ¡ruega por nosotros que recurrimos a ti!


¹ San Pablo II, Evangelium vitae § 20.

Contact:

John Gerardi, Executive Director, Right to Life of Central California
[email protected]
(559) 229-2229