La Diócesis De Fresno Avanza Con La Primera Fase De Revisión Independiente

March 5, 2019

Fresno, Ca
Reverendísimo Armando X. Ochoa, D.D.
El 16 de agosto y nuevamente el 6 de diciembre de 2018, publiqué declaraciones públicas en respuesta al informe de casos de abuso sexual que involucró a Pennsylvania. Es comprensible que estas revelaciones hayan aumentado la conciencia en todo el país y suscitado preocupaciones muy serias, además del impacto que sigue teniendo en la víctima-sobreviviente. Hoy, deseo reiterar lo que dije anteriormente:

“Me mantengo firme en mi convicción que todo el clero debe vivir su vida como un ministro ordenado con integridad. Como obispo, he aceptado completamente mi responsabilidad de tratar cualquier asunto serio que a sabiendas ponga en riesgo a cualquiera de las almas confiadas a mi cuidado pastoral y continuaré haciéndolo.”

En los últimos cuatro meses he estado en diálogo intensivo con la Junta de Revisión Diocesana (Diocesan Review Board) que se enfoca en la protección de los niños, jóvenes y adultos vulnerables; el Colegio de Consultores (College of Consultors) representando al clero, y el Comité de Asuntos Sensibles (Sensitive Issues Committee) que incluye empleados laicos y nuestro abogado diocesano. Defensores de las víctimas se encuentran entre estos recursos de asesoramiento y han sido fundamentales para el diálogo. Este proceso no podía ser apresurado. Me ha proporcionado una variedad de perspectivas y recomendaciones confiables y tengo una gran confianza en la profundidad de los comentarios que he recibido.

El consenso de esta colaboración me ha llevado a la conclusión de que es necesario que se lleve a cabo la revisión de todos los archivos del clero (sacerdotes y diáconos) que están en posesión de la Diócesis de Fresno desde el año 1922, cuando el territorio fue Diócesis de Monterey-Fresno. Aunque esto sea muy laborioso, es esencial que la administración actual esté al tanto de cualquier registro de abuso sexual, sin importar cuánto tiempo haya pasado.

Para asegurar que esta tarea se complete objetivamente de una manera oportuna, nos someteremos a una revisión exhaustiva de nuestros archivos del clero en la primavera de 2019, la cual será conducida por la ex Directora Ejecutiva del FBI, Dra. Kathleen McChesney, de Kinsale Management Consulting. Esta será la Fase Uno y será financiada por reservas diocesanas. Las donaciones recibidas para la Campaña Anual del Obispo (Bishop’s Appeal) son fondos restringidos que continuarán apoyando, como han sido designadas, para la Formación de Educación Religiosa, Ministerio de Vida Familiar, Ministerio de Jóvenes y Jóvenes Adultos y Vocaciones para el Sacerdocio. Las donaciones a parroquias y escuelas católicas no serán una fuente de financiamiento.

La Fase Dos se enfocará en analizar los resultados de la Fase Uno. En ese momento, se establecerá el formato para la publicación de los nombres del clero y la forma en que se clasificarán. Nuevamente, esto incluirá la participación de la Junta de Revisión Diocesana, Colegio de Consultores y el Comité de Asuntos Sensibles. La defensa de las víctimas volverá a ser una parte crucial del proceso de toma de decisiones.

La Diócesis de Fresno publicará otra declaración después de completarse la revisión de los archivos, para que el público sea informado de que la Fase Uno ha sido completada y la Fase Dos está comenzando. El tiempo estimado para publicar la lista de los nombres del clero acusado será determinado.

Mientras tanto, nuestra oficina de comunicaciones preparará una edición especial del periódico diocesano, Central California Catholic Life que destacará cómo se ha aplicado con efectividad los Estatutos para la Protección de Niños y Jóvenes desde su creación en 2003, basándose en las medidas preventivas que ya estaban en vigor. También se incluirá la verificación del cumplimiento a través de una auditoría independiente, para garantizar que se tomen todas las medidas necesarias para mantener seguros a nuestros jóvenes y adultos vulnerables mientras están a nuestro cuidad. Esta publicación estará disponible en el sitio web diocesano.

Estuve profundamente conmovido durante la reunión de obispos de los Estados Unidos que tuvo lugar en Mundelein, Illinois a principios de enero, el cual se centró únicamente en el impacto del abuso y su mal manejo durante décadas. Me gustaría terminar con la oración que compartimos durante el tiempo que estuvimos reunidos y que, personalmente, continúo ofreciendo en privado cada día:

Dios amoroso,

Dirige tu atención a los gritos de tus hijos e hijas que buscan la sanación de tu Iglesia.

Estamos con el corazón roto. Estamos heridos. Estamos sufriendo.

En estos días, nuevamente luchamos por comprender los atroces actos de abuso cometidos por parte de aquellos a quienes se les ha confiado el cuidado de Su rebaño.

Alivia nuestros corazones acongojados. Restaura nuestros espíritus quebrantados.
Te pedimos que “siempre estés presente en nuestra angustia”.

Señor misericordioso, envía tu Espíritu de Sanación a nuestros hermanos y hermanas que han soportado el dolor y el abuso físico, mental, emocional y espiritual. Conforta a sus espíritus cansados. Calma su dolor. Concédeles justicia.

Que nuestros ojos estén abiertos para ver tu imagen en estos miembros heridos de Tu Iglesia.

Danos todo el coraje para actuar y hablar en nombre de los más vulnerables.

Apresura los vientos del Espíritu para dispersar la oscuridad del pecado. Derrama Tu Espíritu sanador para renovar nuestra confianza y esperanza en Ti, que eres nuestro refugio y nuestra fortaleza.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Quiero expresar mi agradecimiento a los medios de comunicación presentes hoy aquí. Su ayuda para mantener informado al público en general es muy apreciada.