Mensaje Del Obispo – Liturgias Del Domingo – 3/15

March 15, 2020

Para Ser Leído En Todas Las Liturgias Del “Domingo”: 14 – 15 De Marzo

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

La historia del pueblo elegido de Dios, la historia de Éxodo, es verdaderamente nuestra historia también. Es nuestra jornada de fe y libertad. También fue una jornada que puso a prueba su fe y desafió su coraje. En la primera lectura de la Liturgía del domingo vemos que los israelitas fueron personas en riesgo y en gran peligro; encontrándose en un desierto sin agua. Pero el Señor ciertamente escuchó su llanto, les dio de beber y respondió a sus preguntas, ¿Está el Señor entre nosotros o no?

Ciertamente el Señor está en medio de nosotros hoy. Él escucha nuestra petición y apaga nuestra sed de la palabra viva de Dios. En el momento de temor y amenaza tenemos al Señor en cada uno de nosotros. Por lo tanto nos encontramos frente a uno de esos momentos ahora. Además de cualquier otra cosa que nos hayamos comprometido a hacer por nuestra observancia de la Cuaresma, a todos se nos pide que cumplamos una penitencia que nunca habríamos elegido y que no podríamos haber anticipado. En respuesta al impacto del virus corona, Covid 19, la celebración del Sacrificio de la Santa Misa, misas dominicales y misas de la semana, será suspendida en la Diócesis de Fresno. Esto entrará en vigor este lunes marzo 16, hasta el día domingo marzo 29. Esta será claramente la observancia de la Cuaresma más difícil que se nos ha pedido que aceptemos. Tenemos la obligación moral de hacer todo lo que podamos para preservar la salud de todas las personas, espiritual y físicamente. Estaremos ayunando por un tiempo de la Sagrada Eucaristía; una cruz que no esperábamos llevar, pero que llevaremos por la gracia de Dios y nuestro mutuo amor por los demás.

En el Evangelio de hoy, Jesús quiso dar a la mujer samaritana “el agua de vida”. Hemos recibido esa agua vivificante en el Bautismo. Nos enfrentamos al desafío de estos días como hijos e hijas. Tenemos la oportunidad y la posibilidad de ennoblecer nuestra nación y nuestro mundo al testificar constantemente la generosidad por encima del egoísmo, la compasión por encima de la insensibilidad, el idealismo por encima del cinismo, y la esperanza por encima del miedo.

En Cristo,

Obispo Joseph Brennan