Reconsagración de los Estados Unidos a la Santísima Virgen María – bajo el titulo de “Maria, Madre de la Iglesia”

April 24, 2020

Mis hermanos y hermanas,
Las dificultades y desafíos de estos días han sido acompañados por muchas bendiciones y oportunidades para que podamos crecer en nuestra fe. He escuchado muchas historias hermosas de muchos de ustedes y cómo sus hogares se han convertido en lugares donde Jesús es verdaderamente bienvenido, celebrado y está presente. Estoy tratando de hacer lo mismo en mi propia casa mientras esperamos reunirnos para celebrar y recibir su VERDADERA PRECENCIA. Bajo el liderazgo del Arzobispo José Gómez, Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB por si siglas en inglés), se nos ha pedido a todos los obispos re-consagrar a nuestro herido y hermoso país al cuidado de María, Madre de Dios.

Algunos de ustedes probablemente saben que nuestro país fue consagrado a la Virgen María hace mucho tiempo. De hecho, en el 6º Consejo Plenario de Baltimore en 1846, los obispos de los Estados Unidos unánimemente eligieron a nuestra Madre Santísima para ser la Patrona de todo el país bajo el titulo de Inmaculada Concepción. ¡Qué hermosa enseñanza! que el Padre Celestial preparó a María para ser la Madre de su Hijo desde el primer momento de su vida terrenal en el vientre de su madre! El Concilio Vaticano II nos enseñó sobre este don cuando escribió, “Enriquecida desde el primer instante de su concepción con el esplendor de una santidad enteramente única, la Virgen de Nazaret es aclamada por su ángel mensajero, como ‘llena de gracia’ (Lucas 1:28) y al mensajero celestial le responde: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lucas 1:38)” (Lumen Gentium, 56). Años más tarde, cuando San Juan Pablo II hizo su primera Visita Pastoral a los Estados Unidos en 1979, él también confío a los Estados Unidos a la protección de la Madre Santísima. En el Santuario de la Inmaculada Concepción dijo: “Que la esperanza contenida en este misterio prevalezca sobre el pecado y que sea compartida entre todos los hijos e hijas de América, y en toda la familia humana. En un período en el que la lucha entre el bien y el mal, entre el príncipe de las tinieblas y el Padre de la Luz y del amor evangélico es cada vez más grande; que la luz de nuestra Inmaculada Concepción muestre a todos el camino de la gracia y la salvación. Amén.”

Mis hermanos y hermanas como San Juan Pablo II nos recordó que todavía continuamos luchando con todo tipo de problemas. Ahora nos encontramos todavía en un período de lucha con la pandemia. Por favor únanse a mí y a todos los obispos de los Estados Unidos en la re-consagración de nosotros mismos y de nuestra nación a María bajo el hermoso título de “Madre de la Iglesia.” El Arzobispo Gómez dirigirá esta oración de re-consagración el viernes 1 de mayo de 2020, a las 12p.m. PDT. Nuestro personal de comunicaciones nos ayudará a participar a través de varias plataformas de medios sociales. Por favor, comparten esta hermosa oración.

Que Dios les bendiga, siempre y de todas las formas.

En Cristo,
Obispo Joe